Programa Nacional de Lobesia botrana

Supervisión y apoyo al plan de investigación nacional

Dentro de los elementos esenciales de la Estrategia de la Temporada 2017/2018 del Programa Nacional Lobesia botrana del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, se encuentra la supervisión y apoyo al plan de investigación nacional liderado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA.

En lo que se refiere a investigación, se formó a partir de abril de 2014 una Mesa de Trabajo liderada y coordinada por el INIA (Instituto de Investigaciones Agropecuarias) y con la participación activa del sector privado y académico. El objetivo de esta mesa de trabajo es orientar el desarrollo e investigación de herramientas de control definiendo un plan de investigación priorizado que permita optimizar los recursos disponibles a nivel nacional e internacional.
Se trabaja actualmente en un conjunto de investigaciones sobre la plaga, abordando aspectos de la biología, herramientas de control y sistemas regulatorios.

Control de Lobesia botrana mediante insecticidas

Si bien el momento de la aplicación es clave para lograr buenos resultados, el INIA en su Cartilla Divulgativa N° 1 resume otros ítems igual de relevantes que permiten la optimización de la aplicación de plaguicidas:

  • El éxito de las aplicaciones de plaguicidas considera un conjunto de factores de vital importancia, la ausencia o despreocupación de uno de ellos impedirá lograr la eficacia que se desea lograr.
  • Los volúmenes de aplicación deben ser considerados de acuerdo al cultivo, al tratamiento y a la cantidad de follaje que se presente en el momento del tratamiento.
  • El estado de la maquinaria, tanto del tractor como del pulverizador es fundamental para lograr buenas aplicaciones y con la mayor eficiencia posible.
  • Mantener el equipo siempre limpio, libre de residuos. Jamás limpie las boquillas de aplicación soplando con la boca, utilice agua a presión o un cepillo suave destinado especialmente para ese fin, no se olvide de proteger sus manos con guantes.
  • La calibración y regulación de un pulverizador debe ser un trabajo periódico, el cual debe estar enfocado a mejorar tanto la eficacia, como la eficiencia de las aplicaciones de fitosanitarios, e indirectamente reducir el negativo impacto ambiental y la intoxicación a las personas, principalmente por realizar pulverizaciones con altos volúmenes y sobre dosificar los plaguicidas.
  • Descargue aquí la cartilla divulgativa N° 1 completa.