Recursos Genéticos

Los recursos genéticos son “todo material genético, de valor real o potencial, incluido el de las plantas, animales y microorganismos” (Convenio sobre Diversidad Biológica, 1992); y considerados, por tanto, patrimonio de la humanidad y base de la seguridad alimentaria de los seres del planeta; por lo que su pérdida supone una grave amenaza para la estabilidad de los ecosistemas, el desarrollo agrícola y la alimentación mundial.

Los recursos genéticos se han transformado en materia prima fundamental para el desarrollo de investigaciones científico-tecnológicas y su valor en el desarrollo de bienes y servicios para la sociedad ha ido en aumento por los avances de la biotecnología. Por ello, su conservación y valoración constituye un recurso estratégico para el país.

Chile es un importante centro de la diversidad biológica en el mundo, tanto por el alto número de especies endémicas que posee, como por la alta diversidad intraespecífica de éstas. De las 5.105 especies de plantas nativas presentes en Chile, el 51,5% es endémica, es decir, sólo se encuentran en el territorio nacional. Éstas y otras características hacen de Chile un país muy importante como fuente de recursos genéticos vegetales.

INIA cuenta con una Red de Bancos de Germoplasma donde conserva alrededor de 60.000 accesiones de especies vegetales cultivadas y nativas, además de 1.800 accesiones  de microorganismos. De los recursos fitogenéticos, aproximadamente un 97% de las accesiones corresponde a especies cultivadas (69% cereales, 14% leguminosas, 6% hortalizas, 5% forrajeras y 3% a otras especies, entre las que se incluye papas) y un 3% a especies nativas. No obstante, esta última colección es importante, ya que representa el 25% de la flora nativa chilena. Para el caso de los recursos genéticos microbianos, el 60% son potenciales controladores biológicos y el resto principalmente fitopatógenos.

Si se considera  el elevado número de accesiones que componen las colecciones ex situ del mundo, que en 1996 era de casi 6 millones,  es de suma importancia que una colección se maneje con los más altos estándares. Sin embargo, los diversos tipos de germoplasma que componen las colecciones necesitan diferentes regímenes de manejo, por lo que es necesario establecer políticas para proteger las colecciones y su información asociada. En la actualidad existen 4 principios básicos para la conservación de germoplasma:

  1. La integridad del germoplasma y de sus datos no puede ser comprometida.
  2. El germoplasma no es reemplazable.
  3. El germoplasma reacciona continuamente con las fluctuaciones del ambiente.
  4. Todos los procesos e insumos que se empleen requieren ser evaluados, para determinar cómo afectan al material genético.

Por otro lado, el manejo de las colecciones de recursos genéticos debe realizarse dentro de un contexto de cooperación nacional e internacional, sobre la base de regu-laciones en ambos ámbitos. Otros puntos a rescatar son la necesidad de manejar las colecciones, documentar la información asociada a ellas y permitir el acceso y uso de estas colecciones y de la información documentada.

Misión

Fortalecer y modernizar el sistema de gestión integral de los recursos fitogenéticos y microbianos resguardados en la Red de Bancos de INIA, para alcanzar niveles óptimos de conservación, de acuerdo a las necesidades del país y a estándares internacionales, promo-viendo el acceso y el intercambio equitativo para su valoración y uso.

Líneas de Investigación

  • Cambio climático: estrategias agronómicas integradas de mitigación/adaptación.
  • Manejo sustentable de suelos y utilización de residuos orgánicos.
  • Manejo sustentable de los recursos hídricos.
  • Dinámica, comportamiento y análisis de riesgo del uso de agroquímicos.
  • Manejo del riesgo climático.
  • Desarrollo de sistemas productivos agroecológicos.

Coordinador

Políticas de acceso a recursos genéticos del INIA 2016

Red de RRGG