INIA distinguió a agricultores de provincia de Arauco que producirán semilla certificada de papas

Ceremonia se realizó en Cañete y fue encabezada por Director Nacional de INIA. Reconocimiento a agricultores se logra en el marco del proyecto “Incremento de la productividad del cultivo de la papa” que ejecuta INIA Quilamapu, con el apoyo del Gobierno Regional del Biobío y del programa de zonas rezagadas.

Pedro Bustos, director nacional INIA y Omar Valenzuela, productor galardonado.

Hasta en cuatro veces multiplicarán sus ingresos los siete productores paperos de la provincia de Arauco que fueron reconocidos por el SAG como productores de semillas certificadas de papa durante la temporada 2018-2019.

Se trata de tres productores del Prodesal Los Álamos, un agricultor del Prodesal Arauco, uno de la comunidad Juanico Antinao, uno del GTT INIA Papas Cañete y uno del GTT INIA Papas Tirúa, todos los cuales cambiaron la tradicional producción de papas para consumo, por la exclusiva producción de semillas certificadas de papa, que da origen a papas libres de enfermedades, aspecto fundamental para la siembra y producción de papas de buena calidad.

Los productores accedieron al reconocimiento de productores de semillas certificadas tras adquirir conocimientos técnicos fitosanitarios, que luego fueron aplicadas en sus propios predios.

Productores paperos de la provincia de Arauco.

La ceremonia de reconocimiento y entrega de galvanos estuvo presidida por el Director Nacional de INIA, Pedro Bustos, y contó también con la presencia del seremi de agricultura de Biobío, Francisco Lagos, del alcalde de Cañete, Jorge Radonich, del diputado Iván Norambuena y del director regional de INIA Quilamapu, Rodrigo Avilés.

Durante la actividad, el Director Nacional de INIA, resaltó la importancia de obtener certificación SAG, ya que se trata de “fomento productivo”. Bustos explicó que el productor ya no producirá la tradicional papa para consumo, sino que semilla de papa certificada, lo que le da un valor agregado y garantiza que sus compradores van a tener un producto con alto potencial, libre de virus y enfermedades.

El directivo INIA aclaró que “la diferencia entre la semilla corriente y la semilla certificada es abismante, ya que los agricultores obtienen alrededor de 15 a 20 toneladas por hectárea con semilla corriente, mientras que con semilla certificada pueden llegar hasta las 70 toneladas por hectáreas”. Pedro Bustos indicó que con ello “se entra en una relación de ganar y ganar, donde gana el agricultor de semilla certificada, ganan los productores que siembran esa semilla y ganan los consumidores al contar con papas de muy buena calidad”.

Francisco Lagos, seremi de agricultura del Biobío, y Víctor Antileo, productor galardonado.

En tanto, el alcalde de Cañete, Jorge Radonich, sostuvo que el tener papa certificada mejora notablemente lo que se va a producir en la provincia y por supuesto el precio para el beneficio de los agricultores. “Es una experiencia satisfactoria que permite mejorar calidad y producción y que capacita a los productores para producir a un muy buen nivel”.

En el mismo sentido, el seremi de agricultura del Biobío, Francisco Lagos, destacó que la ejecución del proyecto INIA “incremento de la productividad del cultivo de la papa” beneficia a la agricultura familiar campesina y representa una nueva fuente de ingreso para los productores habilitados para producir y vender semilla de papa certificada. Añadió que se trata de un gran logro para la provincia de Arauco y que se ayuda a mejorar la calidad de vida de los productores.

Considerable incremento en los ingresos

Enrique González, jefe del Prodesal Los Álamos explicó el impacto que significa producir semilla certificada en los productores. Sostuvo que producir 0,2 hectáreas de semilla certificada de papa, en términos económicos equivale a producir 2 hectáreas de papas para consumo. “La diferencia de precios son abismantes. Producir semilla certificada corresponde a tres o cuatro veces más ingresos para el agricultor”.

Fredy Muñoz, productor de semilla certificada de papa.

Uno de los productores reconocidos por obtener certificación junto al GTT INIA de papas Cañete fue Fredy Muñoz, quien hizo ver la importancia de producir semilla certificada de papa ya que “uno obtiene un mayor beneficio económico con menor esfuerzo físico”. Explicó que regar las 10 hectáreas que normalmente destinaba a la producción de papa para consumo resulta ser muy sacrificado. “Es mucho más fácil trabajar con 1 o 2 hectáreas de semilla certificada y obtener más rentabilidad”. Junto a ello, el productor destacó, también, el apoyo humano del equipo asesor ya que “constantemente nos están diciendo tú puedes, tú puedes”.

La ceremonia de entrega de galvanos contempló, además, un resumen de la gestión del proyecto que dio origen al reconocimiento de los productores, en su primera temporada de ejecución, la que tuvo como expositor al funcionario INIA Alfonso Valenzuela.

Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación agropecuaria de Chile, vinculada al Ministerio de Agricultura, con presencia nacional de Arica a Magallanes, a través de sus 10 Centros Regionales, además de oficinas técnicas y centros experimentales en cada una de las regiones del país.

Su misión es generar y transferir conocimientos y tecnologías estratégicas a escala global, para producir innovación y mejorar la competitividad del sector agroalimentario. www.inia.cl

Contacto de Prensa: Hugo Rodríguez / infoquilamapu@inia.cl