INIA entrega recomendaciones técnicas a productores para enfrentar temporada frutícola del próximo año

Con el fin de apoyar a los fruticultores afectados por el fenómeno de granizos ocurrido en noviembre recién pasado y en respuesta a una solicitud hecha por el Ministro de Agricultura, Antonio Walker,  INIA Rayentué, en coordinación con INDAP O’Higgins, está dictando charlas técnicas enfocadas a mitigar el daño sufrido por las plantas y favorecer la productividad de la próxima temporada.

Organizados por INDAP, el martes 12  y miércoles 13 de febrero, se realizaron dos días de campo,  en los predios de los agricultores Sergio Ortega, sector de Chumaquito, comuna de Requínoa y Emilio Mauro, sector La Compañía, en la comuna de Graneros. Actividades que contaron con la participación del especialista en fruticultura, de INIA Rayentué, Gamalier Lemus.

Hasta estos huertos llegaron productores, de los programas SAT y Prodesal de INDAP, junto a los equipos técnicos, para interiorizarse sobre cómo hacer un buen manejo de los frutales afectados por los granizos, donde la clave es tomar ciertas medidas para que el daño, ya causado, no impacte la productividad y la salud de las plantas en las próximas temporadas. Esto, porque el evento climático no solo dañó los frutos sino también, en muchos casos, la corteza, los brotes, las ramas y ramillas, afectando así  el orden fisiológico de las plantas.

De acuerdo con lo explicado por Gamalier Lemus, investigador del INIA Rayentué, en esta etapa los productores deben realizar cuatro manejos que son claves: riego, nutrición, considerando los requerimientos de las plantas;  poda para eliminar el material dañado y la aplicación de tratamientos que permitan mantener la sanidad de las plantas, especialmente de aquellas que sufrieron la pérdida de toda su fruta.

Muy interesados en las recomendaciones entregadas se mostraron los agricultores en ambas actividades.

Riego

En lo que respecta a las recomendaciones de manejo de riego para huertos afectados, el especialista  indicó que “el riego se debe hacer para evitar el estrés producto de la defoliación sufrida por las plantas a consecuencia del granizo, lo que sumado al cuadro de altas temperaturas ambientales de enero y febrero, se concluye que un programa que desarrolle mediciones objetivas de la humedad del suelo, ayudará al productor a tomar mejore decisiones de riego”.

Nutrición

En cuanto a nutrición, el especialista fue enfático en señalar la importancia  en la toma de muestras para análisis foliar, con el fin de tener conocimientos reales de los niveles nutricionales de la planta. En este sentido Gamalier  Lemus explicó los procedimientos a seguir  en la aplicación de Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio, Zinc y Boro, elementos, dijo,  que frecuentemente podrían estar deficitarios en la planta, más aún cuando el daño del granizo pudo haber exacerbado el problema, indicándose además los  momentos y formas de aplicación.

Poda

En cuanto a poda, el investigador de INIA Rayentué,  recomienda realizar esta práctica desde mediados de marzo en adelante, dejando 20 a 30 por ciento más de madera frutal que en una temporada regular, esto debido al trastorno que el granizo provocó en el desarrollo del árbol; Haciendo hincapié en la necesidad de proteger las heridas de poda con pinturas sellantes, para evitar la entrada de hongos de la madera.

Sanidad

Asimismo, en la parte Sanitaria, Gamalier Lemus  enfatizó en la oportuna prevención de problemas fungosos y bacterianos que afectan a la planta en otoño e invierno, “el uso de sales de cobre, dijo, deben aplicarse rigurosa y oportunamente para disminuir el daño por cloca, colineo, y cáncer bacteriano” En la conversación, sostenida con los asistentes a ambas actividades, el especialista recalcó la importancia de realizar las acciones mencionadas, antes de la entrada en receso del cultivo, para no afectar la acumulación de reservas e inducción de yemas frutales, que son fundamentales para la producción de la siguiente temporada.

En opinión de los agricultores asistentes, estas actividades les han sido muy útiles, dado que por la nula experiencia de cómo enfrentar eventos climáticos, como lo fue la granizada, no saben cómo hacer los manejos en los huertos para no provocar más daños. Así lo expresó el agricultor

Emilio Mauro, agregando “estamos muy agradecidos de la presencia de don Gamalier, que nos respondió todas nuestras inquietudes y en mi caso me ha quedado muy claro que la aplicación de nutrientes se debe hacer en invierno y no en primavera como lo veníamos haciendo”

Los agricultores Emilio Mauro y Juan Campos.

En tanto, el agricultor Juan Campos, señaló: “estas actividades nos son muy provechosas para seguir un lineamiento de qué es lo que tenemos que hacer con estos árboles que están tan dañados, con heridas en la corteza y evitar que contraigan enfermedades como el cáncer bacteriano en los frutales de carozos, que es mi rubro y poder enfrentar de mejor forma las siguientes temporadas”.

En la oportunidad, el director regional de Indap, Juan García, indicó:“estamos aprendiendo de los efectos de condiciones que no son típicas, pero que eventualmente pueden ser más frecuentes a futuro, por tanto debemos aprender de estas situaciones para sin poder evitarlas estar más preparados”.

Asimismo, destacó que “el gobierno a través de nuestro ministerio y particularmente en el segmento de agricultura familiar campesina a través de INDAP concurrió rápidamente en ayuda de productores afectados a través de fondos de emergencia, gestionados por el Seremi Joaquín Arriagada. Por tanto la invitación es a que nuestros usuarios utilicen seguros y/o inversiones necesarias para reducir el riesgo al que está expuesto permanentemente el sector agrícola y que por lo demás están disponibles en nuestra parrilla de herramientas”.