Productores de Cañete y Tirúa en Masivos Días de Campo

Estimulados por la posibilidad de incrementar rendimientos e introducir mejoras en sus cultivos, más de 400 agricultores asistieron a dos Días de Campo organizados por INIA Quilamapu en la Provincia de Arauco los días 19 y 20 de diciembre.

Los productores provenientes de localidades del sur de la Región del Biobío, pudieron compenetrarse, en terreno, de las recomendaciones que en los rubros papas, trigo, leguminosas de grano, praderas y rastrojos, hicieron los investigadores de INIA en la parcela Puyehue de Cañete.

Foto 2En trigo, los investigadores de INIA Quilamapu Iván Matus y Ricardo Madariaga, mostraron ensayos y evaluaciones de distintas variedades del cereal adaptadas a las condiciones de clima y suelos de esa zona de la provincia de  Arauco. Entre las variedades mostradas figuraron Ilafén INIA, Dollinco INIA, Rupanco INIA, y Maxwell, todas ellas en diferentes ensayos, para evaluar la resistencia a enfermedades de la zona y el potencial productivo que desarrollan. En tal sentido, el investigador Madariaga, señaló que “en Arauco encontramos muy buenas tierras, pero con algunos problemas. Lo más complicado es la acidez del suelo, por lo que en varios cultivos, como el trigo por ejemplo, hay que aplicar cal para mejorar las condiciones de ph”. De la misma opinión fue el investigador de INIA Cauquenes, Fernando Fernández, quien dio a conocer los cultivos de praderas recomendados para Arauco. Así, señaló que las mejores variedades para la zona, especialmente en épocas de sequía como las que hoy predominan, son las gramíneas, el pasto ovillo y la festuca, y en leguminosas el trébol rosado, la alfalfa y la lotera para corte.

Foto 3En leguminosas de grano, en tanto, el investigador Juan Tay fomentó el cultivo familiar de la lenteja, toda vez que los precios y mayor demanda se han transformado en un buen negocio para los productores en condiciones de secano (sin riego) imperantes en la provincia de Arauco. “La lenteja chilena es muy atractiva, es de mayor tamaño que la lenteja canadiense (muy común en el mercado chileno), pero todavía es preferida por la población; sin embargo, cada vez se ha ido perdiendo su cultivo porque es más cara que la canadiense. Acá en la provincia de Arauco es donde hemos tenido los mejores rendimientos, es tal vez el mejor nicho ecológico de la lenteja en el país, porque hemos superado los 30 quintales por hectárea, lo que para la lenteja es un rendimiento muy alto”, señaló el especialista en leguminosas de grano. Además, el especialista de INIA Quilamapu presentó la variedad de lenteja Salmón INIA, que por su aspecto anaranjado es muy solicitada en el mercado internacional. “Se trata de una variedad para exportación muy demandada en Europa, que presenta muy buenas características de adaptación en los suelos de la zona, expresó.

En cultivos de papas, el investigador de INIA Carillanca, Patricio Méndez, y el profesional de apoyo de Quilamapu, Alfonso Valenzuela, promovieron las variedades de guarda Patagonia INIA y Karú INIA, así como la variedad primor Pukará INIA, haciendo especial énfasis en rendimientos, épocas de siembra y control de malezas. Los especialistas también promovieron el uso del sistema de alerta temprana del tizón tardío, enfermedad fungosa que representa una de las grandes amenazas del cultivo de este tubérculo. El sistema generado por INIA, consiste en enviar sin costo para el usuario, mensajes de texto a teléfonos celulares o correos electrónicos, con la alerta correspondiente al lugar ante una aparición del tizón tardío, lo que permite al productor tomar los resguardos para enfrentar la situación. Los expositores instaron a inscribirse en el sistema a través de la página web: tizon.inia.cl

Foto 5Finalmente, en la estación de rastrojos, el investigador de INIA Quilamapu Carlos Ruiz hizo ver lo nocivo que resultan ser las quemas de los rastrojos del campo en especial en para el medio ambiente. Indicó que existe una tendencia mundial de prohibir las quemas de rastrojos que pronto estará presenten en los campos chilenos. Agregó que para la sanidad del suelo lo mejor es incorporar los rastrojos, lo que aumenta la actividad microbiana y los nutrientes del suelo. Junto con ello, llamó a los productores a hacer rotaciones de cultivos y dejar de lado los monocultivos. Para el caso de la zona de Cañete, Ruiz mencionó como posibilidades las rotaciones trigo-avena-remolacha; trigo-avena-canola; pradera-trigo—papas, entre otros cultivos.

 

Día de Campo en Tirúa

En la parcela Ponotro arrendada por la municipalidad de Tirúa, se realizó un Día de Campo de Trigo, papas y leguminosas de grano. La actividad contó con el saludo de bienvenida del director regional de INIA Quilamapu, Rodrigo Avilés, quien destacó el trabajo que se viene haciendo en la zona y agradeció la presencia de unos 80 productores adscritos al Prodesal y PDTI.

Foto 4También se hizo presente el alcalde de Tirúa, Adolfo Millalbur quien expresó que “este día de campo es una gran instancia para nosotros, porque nuestros productores están viendo en terreno las mejores alternativas para nuestros campos”. También destacó que ya se han podido apreciar los primeros frutos de este trabajo, lo que le ha permitido a los productores locales tener mejores rindes y por ende, mayores ganancias, como ocurrió con quienes se atrevieron a sembrar variedades precoces de papa, y obtuvieron precios de 22 mil pesos por saco de papas primores, como la Pucará INIA, con venta total de su producción. “Es por esto que queremos ampliar las parcelas que tenemos, y arrendar terrenos en otras zonas agroclimáticas, ya que hay por lo menos tres zonas diferenciadas en la comuna con distintos climas, suelos y condiciones. Así podremos establecer nuevas parcelas demostrativas con el apoyo de INIA para tener la mejor información disponible para nuestros productores”, indicó.

En el plano técnico, el coordinador INIA del GTT Papas y Leguminosas de Grano de Tirúa, Alfonso Valenzuela, resaltó los avances logrados por los agricultores en el último año: “los productores de la zona sembraban a principios de noviembre y nosotros les dijimos que podían adelantar las siembras hasta principios de octubre para aprovechar mejor las lluvias. Así, pudieron ver en terreno cómo con una variación de 20 días, las papas pudieran aprovechar las lluvias durante el período de tuberización, con el consiguiente aumento en los rendimientos”.