Un mayo un poco extraño

El comienzo del mes de Mayo fue curioso por numerosas razones, así que en este posteo se explican estos temas.

El mes seco que comienza con dos frentes importantes

Para muchos de los lectores debe de resultar curioso el pronóstico de condición seca, en circunstancias que el mes comenzó con dos frentes importantes. Para explicar ello es importante explicar que se entiende por condición seca en un pronóstico, lo que está muy ligado al concepto de clima. Por clima se entiende como las condiciones meteorológicas típicas de un lugar durante el año. Así se sabe que en Chile central, las lluvias se concentrarán en otoño-invierno, y que en verano hará más calor. Para definir esa condición normal en términos de números, se toma el promedio de los últimos 30 años. De esta manera, según los datos que tenemos, sabemos que en Talca debería llover en torno a 140 mm, en Chillán deberían llover en torno a 160 mm durante mayo, y en Concepción debería llover en torno a 210 mm durante mayo.

Así, entendemos un periodo seco cuando llueven menos de un 20% menos del periodo, por tanto durante un mes seco es perfectamente posible que ocurrirán lluvias, e incluso que estas puedan ser de magnitudes importantes. De hecho este mes cayeron en 129 mm en Concepción (61% del mes “normal”) , incluyendo el frente a fin de mes que fue de 5 días y en que cayeron 51.3 mm en total (medidos en la estación de Chiguayante), 140  mm en Chillán (88% del mes “normal”) , incluyendo el frente a fin de mes que fue de 8 días (3 de lluvias muy intensas), en que cayeron 72.9 mm en total (60 mm en los en los tres días más intensos. Todo medido en la estación de Santa Rosa), 127 mm en Talca (90% del mes “normal”), incluyendo el frente a fin de mes que fue de 3 días y en que cayeron 33 mm en total (medidos en la estación de San Clemente) (Figura 1)

Figura 1. Eventos de precipitación empezando el mes de Junio, que se pronostica seco.

 

 

Esto no debe confundirse con la clasificación del pronóstico en Normal, Normal a Seco y Seco. Esta clasificación tiene que ver con la probabilidad asociada al pronóstico. Cuando se hace el pronóstico, este no se basa únicamente en un modelo, sino en varios, lo que da la posibilidad de estimar un grado de certeza de la predicción. Así, cuando el pronóstico se categoriza como “Seco”, se debe a que la probabilidad asociada al pronóstico es mayor que el 66%, y de la misma forma se categoriza como Normal a Seco, cuando la probabilidad asociada es menor al 66% (si es menor al 33% no se pronostica la zona)

Se insiste en esto, ya que nuevamente para este mes se espera una condición seca, lo que no quiere decir que no lloverá, o que no puedan haber eventos de intensidad

El mes en que empezamos a entender la sequía y a mirar más allá del ENSO

Tradicionalmente en Chile, el denominado fenómeno ENSO (la corriente del Niño y su efecto sobre el anticiclón del pacífico) explicaba con mucha certeza la variabilidad de las precipitaciones. Sin embargo, en los últimos 10 años hemos tenido eventos del Niño, y sin embargo seguimos teniendo una racha de años secos. Ni si quiera esto se revirtió con el denominado “Niño Godzila”, un evento Niño que estuvo entre los más intensos registrados (comparable al Niño del ’98) (Figura 2).

Figura 2. Comparación entre la temperatura superficial del mar durante el mega Niño de 1997-1998 y el Niño “Godzila del 2015-2016. En la figura se marca la zona en que se mide el ENSO (línea negra) y la zona que es sospechosa de ser la responsable de la megasequía. El 2015, Godzila no pudo salvarnos de la sequía.

 

En un trabajo que está realizando el Dr. Rene Garreaud de la Universidad de Chile (está en preparación, pero se presentaron varios de sus resultados en la reunión que mensualmente hace la Dirección Meteorológica de Chile cuando presenta su pronóstico estacional) se expuso que hasta aproximadamente el año 2000 había una clara relación entre el ENSO y las precipitaciones de Chile, pero que sin embargo desde el 2000 hasta la fecha esta relación ha decaído de manera notoria (Figura 3).

Figura 3. Relación entre las fases ENSO y las precipitaciones. Los puntos rojos corresponden a los últimos 5 años previos al estudio (2010-2015). Fuente CR2

 

También mostró que esta caída coincide con el aumento de temperaturas en la costa de Nueva Zelanda. Con estos antecedentes y usando un modelo simplificado comprobaron que hay antecedentes suficientes para relacionar ambos eventos (Figura 2).

Cabe señalar que el Dr. Garreaud trabaja con profesionales de la Dirección Meteorológica de Chile, y que de hecho el pronóstico incluye este factor en su modelo de pronóstico.

 

Más antecedentes

Blog de la Dirección Meteorológica de Chile: http://www.cr2.cl/el-nin%CC%83o-que-nos-dejo-esperando-por-rene-garreaud/

Deja un comentario